Cuidados de grama bahiana en primavera

Cuidados de grama bahiana en primavera

Es durante la Primavera donde el pasaje de tiempos de clima frío a cálido genera cambios a los que debemos prestar atención y trabajar en función de ello.

La Grama Bahiana es un tipo de césped que, soporte o no el invierno con un color verde intenso, no se aconseja resembrar y por ende su tratamiento es distinto al de los céspedes que se resiembran durante el invierno.

Conocer algunas técnicas elementales de manejo nos permitirá una transición armoniosa y con un césped siempre agradable y saludable:

Fertilización especial

La grama precisa una fertilización suplementaria a base de hierro, ya sea en quelatos o sulfatos (según las dosis que especifique el producto).

Como referencia, para un jardín de aproximadamente 200m2, podemos mencionar que debe fertilizar con cualquiera de estas 3 opciones:

  • Quelato de Hierro: 30cc en 10 litros de agua
  • Sulfato de Hierro: 50gr en 10 litros de agua.
  • Fertilizante especial para Grama Bahiana Granulado (NPK+Fe): 3 kg, aplicar al voleo, se disuelve con agua de riego, lluvia y humedad

Corte de Césped Grama Bahiana

Debemos mantener siempre corto el césped. De esta manera se logra tener una carpeta cespitosa que cubra totalmente el suelo.
Un buen corte implica lograr una frecuencia de corte de una vez cada 5 días mejor, en esta época del año es muy importante controlar que el césped no se vaya muy alto.
Por otro lado, si necesitamos “bajar” la altura, no hacerlo de un solo corte, es bueno bajar la altura de corte de manera paulatina en cortes sucesivos hasta lograr la altura buscada.

Vale recordar que en P-V (primavera – verano) la altura de corte debe ser más bajo de lo que cortábamos en invierno (se puede calcular aproximadamente un 20% más bajo).

Riego de Césped Grama Bahiana

Una adecuada provisión hídrica es fundamental en esta época, ya que la falta de agua hará que el rye grass (resiembra) desaparezca antes de lo normal, y muy probablemente suceda cuando todavía nuestro césped base no está suficientemente lindo.
La cantidad de agua es muy relativa, ya que influyen mucho el tipo de riego y las características del jardín. Igualmente, como medida general, se puede establecer que después de cada riego la tierra tiene que estar húmeda hasta 2 cm. de profundidad, para asegurarnos así que nuestro césped reciba el agua mínima indispensable.

Hay que tener en cuenta que la demanda de riego aumenta a medida que aumentan las temperaturas.